7 complicaciones más frecuentes del sondaje vesical.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Complicaciones sonda vesical

El sondaje vesical es una de las acciones más comunes en el mundo sanitario. Seguro que conoces a alguien que ha llevado una sonda vesical. Pero a pesar de su frecuencia, no está exenta de complicaciones.

La sonda vesical se utiliza para sacar la orina de la vejiga al exterior, bien cuando no podemos orinar como en la retención aguda de orina o cuando necesitamos saber correctamente cuanto orina una persona en un determinado momento. Pero a pesar de ser una técnica relativamente sencilla y muy habitual, la sonda vesical produce sus complicaciones.

Sigue este enlace si quieres saber que es una sonda vesical:

 https://www.urogueando.com/que-es-una-sonda-vesical-o-uretral/

Así sus 7 complicaciones más frecuentes son:

  1. Lesión uretral: Para colocar una sonda se utilizan lubricantes que hacen que se deslice suavemente sobre la uretra. Pero en ocasiones sondar no es tarea fácil ni rápida debido a problemas que puede haber en la uretra que dificulten el sondaje. Esto puede hacer que ocurra algún pequeño traumatismo en la misma y se produzca un sangrado, que se resuelve solo y no suele ser grave.
  2. Dolor uretral: Muchas veces más que dolor es molestia, ya que la sonda se suele tolerar bastante bien. Sobre todo se siente que llevas sonda cuando estás sentado, la presión que el firme donde estés ejerce sobre la uretra y la sonda. Otras veces el dolor, sobre todo si es muy intenso, puede indicar que la sonda no está bien colocada o se ha desplazado, dolor que se corregirá al colocarla bien.
  3. Alergia a la composición de la sonda: Las sondas sobre todo son de látex o silicona. Puede que no sepas si tienes alergia o intolerancia a algún componente y que al colocarte la sonda te de una irritación, produciéndose un enrojecimiento, picor e inflamación de la zona genital, que puede ser molesto. Se solucionará cambiado la sonda por otra de otro material y con fármacos que bajen la inflamación.
  4. Sangre en la orina: De las complicaciones de la sonda vesical, es la que más alarma. Cuando se realiza el sondaje, el roce de la sonda con la uretra o la vejiga, puede hacer sangrar un poquito o mucho (depende de si el sondaje fue fácil o difícil o si tomas tratamientos que no permitan coagular bien la sangre). En muchas ocasiones bebiendo agua cederá el sangrado, en otras habrá que hacer alguna maniobra extra.
  5. Espasmos vesicales: Cuando llevas una sonda sueles tener espasmos, que es una contracción fuerte y rápida de la vejiga que hace que la orina desborde la sonda. De este modo la orina sale entre la sonda y la pared de la uretra y por tanto, acabas mojándote. Da igual que seas mujer u hombre, porque este espasmo se produce por el roce de la sonda en el interior de la vejiga, ya que, al final, una sonda es un cuerpo extraño en nuestro interior. Estos espasmos cederán al retirar la sonda, pero mientras la llevas pueden tomarse fármacos que los minimicen.
  6. Obstrucción de la sonda vesical: Puede ser debido a coágulos que aparezcan tras el sondaje o cuando se sonda a pacientes que orinan sangre y que hacen una retención aguda por coágulos. También puede ser un indicativo de que la sonda no está en la vejiga. La obstrucción de la sonda generalmente produce dolor en la parte baja del abdomen por la retención aguda de orina que se produce al no salir la orina por la sonda. Bastará con desobstruir la sonda con suero o cambiarla para resolver el problema. 
  7. Infección urinaria: Es la complicación más frecuente que ocurre tras la colocación de una sonda vesical. La infección no aparece inmediatamente, si no a las horas o días del mismo. Esto se debe a que se arrastran gérmenes que conviven habitualmente en la uretra al interior de la vejiga y a que la sonda favorece que se adhieran los gérmenes a ella. Si hay síntomas esta infección hay que tratarla con antibióticos, pero si no los hay, no requiere tratamiento. En algunas ocasiones esta infección puede pasar a la sangre, apareciendo fiebre y mal estar, en un cuadro que se conoce como sepsis y que puede ser muy grave

Pincha aquí si quieres conocer más sobre la retención aguda de orina:

 https://www.urogueando.com/la-retencion-aguda-de-orina-o-el-no-poder-orinar/

Estas son de las complicaciones más frecuentes que ocurren al poner una sonda vesical. Por supuesto no tiene porqué ocurrir ninguna y muchas veces el beneficio de colocar una sonda es mayor a los problemas que puede dar. Así que no tengas miedo a que te sonden.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario