Cistoscopia, la prueba para mirar la vejiga.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Cistoscopia. Cistoscopio. Mirar vejiga.

La cistoscopia es una prueba diagnóstica invasiva que hacemos los urólogos y que sirve para mirar la vejiga por dentro.

Se dice que es invasiva porque hay que introducir un instrumento en el interior del cuerpo.

Entonces, ¿en qué consiste la cistoscopia?¿qué es?:

La cistoscopia en un proceso ambulatorio. Esto quiere decir que vas a tu cita, te hacen la prueba, y te vas a casa. No precisa anestesia ni que estés en ayunas, y actualmente la tendencia es no dar ninguna medicación ni antes ni después de la prueba (aunque en algunos centros sanitarios puede que te den un antibiótico para que te tomes el día de la cistoscopia).

Técnicamente consiste en la introducción de un cistoscopio (que es un aparato parecido a una sonda vesical con una cámara acoplada en su punta) a través de la uretra en el interior de la vejiga.

Cistoscopia. Cistoscopio. Mirar vejiga.

El cistoscopio tiene una zona donde se acopla una cable con luz que permite alumbrar. Tiene un conducto donde se conecta una toma de agua para facilitar su entrada a la vejiga. Y tiene otro canal para poder meter unas pinzas, que permiten tomar biopsias, o extraer catéteres o alguna piedrecita pequeña. También por este canal se podría introducir pequeño electrodo que sirva para coagular.

Con esta cámara podemos ver todo el recorrido desde el meato uretral hasta la vejiga y valorar si existe alguna anomalía.

¿Cuando hay que hacer la cistoscopia para mirar la vejiga?:

La cistoscopia al ser una prueba invasiva, se reserva como segunda opción para hacer diagnósticos.

Se indica cuando hay dudas o no se encuentra nada en otras pruebas no invasivas como lo son la radiografía y la ecografía. La visión directa que la cistoscopia tiene de la vía urinaria permite afinar el diagnóstico.

Su indicación primordial es cuando el paciente ha tenido un sangrado por la orina (hematuria).

Si quieres saber más sobre la hematuria pincha aquí:

 https://www.urogueando.com/sangre-en-la-orina-debo-asustarme/

Así mismo otro de los motivos por los que se hace, es cuando hay dolor vesical o al orinar.

En definitiva esta prueba, la cistoscopia, hay que hacerla para mirar la vejiga cuando se sospecha cualquier lesión en su recorrido hasta ella. Estas lesiones pueden ser desde tumores, piedras, cuerpos extraños, fístulas urinarias hasta un largo etcétera.

¿Y la cistoscopia duele?:

Bueno, más que doler, molesta. Aunque esto depende de la sensibilidad de cada uno.

En los hombres duele más que en las mujeres debido a que la uretra del varón tiene más longitud que la de la mujer y presenta más irregularidades, debido a la presencia de la próstata alrededor de ella.

Por supuesto, si tu sensibilidad al dolor es muy baja, o estas muy nervioso y aunque sea un proceso ambulatorio, esta prueba se puede hacer anestesiado, porque tampoco es deseo de nadie que un paciente grite o se agite al notar el aparato. Aunque eta situación es muy inusual.

¿Qué problemas produce hacer una cistoscopia?:

La verdad que no muchos, pero los más comunes serían el sangrado, sobre todo si estás tomando fármacos que lo faciliten y la infección de orina, por el paso del aparato por la uretra, la cual tiene gérmenes que se pueden arrastrar hasta la vejiga y contaminar la orina.

En cualquier caso, una cistoscopia conlleva más beneficios que riesgos, ya que siendo una prueba invasiva, es de duración muy corta, de unos escasos minutos, y puede permitir diagnosticar lesiones que de otra manera podrían pasarse por alto.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario