Cómo se hace la biopsia de próstata.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Qué es la biopsia de próstata

La biopsia de próstata es el procedimiento invasivo que se realiza para tomar muestras de la próstata con el objetivo de descartar el cáncer de próstata.

Pero, ¿cómo se hace una biopsia de próstata?.

Para  realizar una biopsia de próstata se necesita un ecógrafo con un transductor transanal, que es una sonda de ecografía que se introduce a través del ano al recto, y nos permite por aquí visualizar la próstata.

Para recordar que es la próstata sigue este enlace:

 https://www.urogueando.com/la-prostata-que-es-y-para-que-sirve/

Después de leer esto pensarás… la biopsia de próstata debe doler mucho.

La realidad es que no, ya que el ecógrafo es fino, se suele usar mucho lubricante para que deslice sin apenas fricción, y su introducción en el ano no produzca dolor. Aunque evidentemente, se nota.

Para introducirlo la posición en la que se suele poner al paciente es o bien de lado, o en posición ginecológica (que es boca arriba con las piernas en alto, algo parecido a cuando las mujeres van a dar a luz). Ambas posiciones son bastante cómodas.

Pero la gran cantidad de prejuicios y de falsos mitos respecto a una prueba en la que te introducen algo por el ano, hace que algunos hombres se pongan nerviosos, hagan fuerza para impedir su entrada, y esta fuerza ejercida contra el ecógrafo les pueda molestar, pero no produce un dolor insoportable.

Y sí… si estás pensando que también depende de quien te la haga la biopsia, tienes razón, porque hay urólogos que son más delicados que otros, aunque por regla general, se intenta producir la menor incomodidad posible.

Una vez que se pasa el mal trago de la introducción del ecógrafo, se toman las muestras de próstata.

La biopsia del tejido prostático se toma con una pistola de biopsia, que es una aguja acoplada a un sistema de resorte que permite lanzar y recoger la punta, donde quedará alojado un pequeño cilíndrico milimétrico de tejido.

Ese pequeño cilindro de tejido recogido es el que se mandará al patólogo para que lo analice y nos diga si hay tumor o no.

El número de cilindros que se toman es variable, entre 8 y 12 aunque pueden ser más.

La toma de muestras apenas se notan, pero somos muchos los que también ponemos anestesia alrededor de la próstata para minimizar aún más la molestia.

Hay dos maneras de tomar estas muestras:

  1. Por vía transrectal: En la que la aguja se introduce por un canal que tiene el ecógrafo transrectal y se pincha la próstata a través del recto.
  2. Por vía transperineal: en la que con el ecógrafo en el recto, las muestras se toman a través del periné, que es la región entre los testículos y el ano.

La vía por la que se haga la biopsia no influye en el resultado de la misma.

Actualmente se pueden realizar las biopsias de próstata por fusión de resonancia nuclear magnética.

Estas también se realizan con un ecógrafo introducido en el recto, pero se llaman por fusión, porque previamente a la biopsia se realiza una resonancia nuclear magnética, en la cual se ha visto un nódulo que nos hace sospechar de que pudiera haber un tumor. Por medio de un programa se fusionan las imágenes de la resonancia realizada previamente y las de la ecografía transrectal que realizas en tiempo real, permitiendo localizar y biopsiar la zona sospechosa.

¿Qué preparación se necesita para una biopsia de próstata?.

Generalmente será necesario ponerse un enema de limpieza la noche anterior y la mañana de la prueba, para tener el recto lo más limpio posible, ya que como ya sabes, la próstata se pincha por ahí. Aun así, para disminuir el riesgo de infección se suele indicar la toma de antibióticos unos días antes y después de la prueba.

Pese a estas medidas, la biopsia de próstata tiene ciertos riesgos, que no son frecuentes, siendo los más comunes entre ellos:

– La presencia de sangre en la orina: que suele ser un mínimo sangrado un día o dos después de la biopsia.

– La retención de orina: porque despúes de la prueba se puede inflamar la próstata.

Infección urinaria: que generalmente es una infección de la próstata, que es llamada prostatitis, y secundaria a introducirse gérmenes durante los pinchazos. 

Si pese a todo lo que te he contado, piensas que no serías capaz de aguantar que te hagan una biopsia de próstata, siempre existe la posibilidad de hacerla sedado y que no te enteres de nada.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario