Diferencias entre el “gatillazo” y la eyaculación precoz.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
La diferencia entre el gatillazo y la eyaculación precoz causas y tratamiento. Urogueando

Quien no conoce o le ha pasado alguna vez algo tan común como esto, porque ambas situaciones son muy frecuentes.

Si bien tanto el gatillazo como la eyaculación precoz son parecidas, la realidad es que no son lo mismo, siendo dos situaciones que presentan diferencias.

¿Qué es el “gatillazo”?:

No se considera algo patológico, así que no es ninguna enfermedad, y simplemente son variaciones del normal rendimiento sexual, en las que a veces el hombre presenta de manera irregular y esporádicamente, episodios en los que eyacula antes de tiempo.

Esto puede producirse porque se haya bebido alcohol, se tenga más estrés por el motivo que sea, y por cualquier situación de la vida cotidiana.

Por lo tanto no necesita tratamiento.

¿Qué es la eyaculación precoz?:

Esta sí que se considera que es una disfunción sexual y también, aunque se piense lo contrario, porque siempre ha estado rodeada de tabús y vergüenza, es muy frecuente.

La eyaculación precoz se define como aquella eyaculación que se produce siempre o casi siempre antes o aproximadamente un minuto después de la penetración, por la incapacidad para retrasar la eyaculación y que genera consecuencias personales negativas, como angustia, malestar, frustración y evitación de las relaciones íntimas.

Esta puede ocurrir “de toda la vida” es decir, se presenta desde que comienzan las relaciones sexuales (y cuyo origen de por qué ocurre no está del todo claro, y hay diversas hipótesis que hablan de un origen genético, de hipersensibilidad en el pene, etc.), o puede aparecer secundariamente en algún momento de la vida, no habiendo tenido eyaculación precoz antes. Esta última puede ser debida que aparezca por ejemplo en el caso de que se hayan tenido infecciones en la próstata, experiencias sexuales traumáticas, en casos de obesidad, trastornos en el tiroides u otras enfermedades.

Así que como ves, la primera diferencia es el tiempo, mientras el gatillazo es esporádico y puntual en cualquier momento, la eyaculación precoz tiene una duración más continuada en el tiempo.

Otra diferencia es el tratamiento, ya que como os he comentado el gatillazo no se considera patológico, por lo que no necesita ser tratado, pero la eyaculación precoz sí.

Y cómo se trata la eyaculación precoz:

            En el caso de que haya sido desencadena por otra enfermedad, hay que tratar esa enfermedad, y corrigiéndola posiblemente se solucione el problema de la eyaculación.

            En el caso de que no sea así, o si la eyaculación es la “de toda la vida” hay varios tratamientos diferentes:

  • Estrategias conductuales durante el acto sexual, que son maniobras para intentar que se pasen las ganas de eyacular. Entre estas por ejemplo se encuentra apretar el glande cuando se tengan ganas de eyacular precozmente hasta que se pase este deseo.
  • Aplicación de anestésicos locales en el glande, con la idea de perder sensibilidad en el mismo, y que así no se sobre estimule. Aquí entraría también la posibilidad de realizar la circuncisión, ya que cuando ya no hay prepucio, el glande pierde algo de sensibilidad ante la exposición al roce continuo.
  • Medicamentos: que suele ser la opción más eficaz, y en las que se usan un tipo de antidepresivos antes de la relación sexual que retrasan la eyaculación.

En general, con estos tratamientos la eyaculación precoz se suele resolver, aunque a veces hay que tener un poco paciencia, ya que no son inmediatos. No desesperarse.

En definitiva, hay que desmitificar los trastornos de la eyaculación, porque quién más o quien menos ha tenido alguno, y no son objeto de burla y no hay que relacionarlos con ideas infundadas y catastróficas como que no me desea, o es poco varonil, porque no tiene nada que ver y contribuyen a aumentar innecesariamente la ansiedad de quien los padece.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario