Dolor testicular agudo. ¿Qué puede ser?.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Dolor testicular agudo.

¿Te ha empezado a doler el testículo de forma aguda y no sabes el porqué de este dolor?.

No te has dado ningún golpe. El dolor testicular es intenso y repentino, y según sea lo que te pase, puede acompañarse de otros síntomas como nauseas y vómitos, fiebre o dolores por el abdomen.

Los motivos son múltiples. Pero las 3 causas más frecuentes del dolor testicular agudo son:

  1. La epididimitis: que es una infección del epidídimo.
  2. La torsión de apéndices testiculares: que es cuando se giran unas pequeñas estructuras que están adheridas al testículo o al epidídimo, que corresponden a restos de estructuras de cuando éramos embriones.
  3. La torsión testicular: que se produce cuando el testículo gira sobre sí mismo y se estrangula, con lo que no le llega circulación sanguínea.

Lo fundamental ante un dolor agudo y fuerte del testículo, es que vayas a un centro sanitario para que te exploren, ya que simplemente con la palpación se suele orientar muy bien el diagnóstico.

Si este no está muy claro y hay dudas, habrá que hacer una ecografía testicular, en la que se comprueba si el flujo de sangre que entra y sale del testículo está óptimo, o si hay inflamación o cualquier lesión en la zona.

Si lo que tienes es una epididimitis, el epidídimo y muchas veces el testículo aumentarán de tamaño y la bolsa escrotal se pondrá inflamada, rojiza, caliente y dolorosa. Para que se resuelva el cuadro necesitarás de antibiótico y antiinflamatorios unos días, a parte de medidas de frío local para disminuir la hinchazón. Avisar, que a pesar de que se resuelven bien, suele quedar un dolor residual que molesta un poco entre mes o mes y medio.

Si lo que te ha ocurrido es una torsión de un apéndice testicular, muy a menudo la característica es que aparece un punto azul que transparenta en la parte alta de la bolsa escrotal. Necesitarás para que se pase el dolor tomar antiinflamatorios y poner frío en la zona, ya que se suelen resolver sin mayor problema.  Si el dolor persiste en el tiempo, a veces se pude necesitar operar para quitar el pequeño apéndice, pero no suele ser lo normal.

Y finalmente si lo que te ha pasado es una torsión del testículo, ahí si que tendrás que correr un poco más en ir a un centro sanitario. Aquí al girarse el cordón espermático, que es el que lleva la sangre al testículo, este se corta y el testículo sufre un infarto, que puede hacer que se ponga negro y muera y haya que operarte para quitártelo. Aquí a diferencia de la epididimitis el dolor suele ocurrir muy bruscamente y el testículo se suele cambiar de posición y ponerse horizontal dentro del escroto. Es esencial tratarlo sin demorarse mucho (conviene tratarlo en menos de 4 horas desde que se giró), para que al quitar las vueltas del cordón, el testículo se recupere al volver a reiniciarse el riego sanguíneo. En ocasiones el testículo se puede recolocar a su posición normal de forma manual, pero si no se consigue, habrá que pasar por quirófano para recolocarlo y fijarlo con unos puntos para que no se vuelva a torsionar.

Así que si tienes un dolor testicular agudo, no lo dejes estar, y ve a un centro sanitario para que te echen un vistazo, por lo que pueda ser.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario