El Parque de los Penes.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
El parque de los penes.

Si te gustan los parques, te voy a hablar de uno que igual no conoces, pero que es muy original y muy relacionado con la Urología. Es el Parque de Haesindang, en Samcheok (Corea del Sur), más conocido como el Parque de los Penes. Así es, como lees, existe un parque dedicado al pene.

Y te preguntarás, como a alguien se le ocurre hacer un parque exclusivamente dedicado al pene.

El origen del Parque de los Penes se remonta a una leyenda. Esta leyenda cuenta que una feliz pareja de enamorados se iba a casar. En vísperas de la boda, fueron a la costa surcoreana de Samcheok. Mientras él le estaba cogiendo unas algas o unos pececillos por el mar como regalo, ella le esperaba en una roca (llamada Aebawi Rock). De repente, calló una fuerte tormenta en la zona, que acabó inesperadamente con la muerte de ella, joven virgen, que arrastrada de la roca por las lluvias falleció ahogada ante los ojos de un novio que a pesar de ir desesperadamente a ayudarla, no pudo salvarla. Nunca se pudieron casar y consumar su amor.

Como resultado de tal trágico incidente, los pescadores de la zona no volvieron a pescar, fue como si misteriosamente todos los peces del mar hubiesen desaparecido.

Pescadores Japón.

Ante la desesperación de los marineros, que vivían en un gran periodo de escasez, a uno de ellos, que probablemente andaría aburrido y frustrado sin otra cosa que hacer, se le ocurrió matar el tiempo tocándose un poquito y eyaculó en el mar

Oye, ojipláticos se quedarían todos al comprobar que este acto rompió la maldición e hizo que volvieran los peces al mar, recuperando su fructífera pesca.

Aunque realmente no está claro si realmente fue una eyaculación, o el hombre simplemente orinó, o fue el hecho de enseñarle el pene al mar, teoría que se cree la más válida, el espíritu de la virgen ahogada que dominaba el mar se puso contento, y volvieron los peces al mar. 

Así los lugareños erigieron un santuario con penes mirando al mar para que el espíritu de la joven estuviese siempre alegre, rindiendo un homenaje a la escultura fálica.

Con el paso de los años, la zona se llenó de estatuas, esculturas, y otros objetos de múltiples formas y colores dedicados al pene.

Penes.

También hay una estatua en recuerdo de la joven virgen ahogada, otras a los pescadores con su pene mirando al mar y otra a los animales que conforman el horóscopo chino (esculpidos dentro de penes, claro está). Todas ellas se encuentran al aire libre.

El parque de los penes

Dos veces al año hay un ritual conmemorativo de la leyenda que dio origen al parque. El edificio donde se realiza se conoce como Haesindang, y es el que da nombre al parque. En este día los niños pueden entrar, aunque no a todas sus zonas.

Como actividades lúdicas que coronan este día festivo, se enseña a sus asistentes a tallar penes de madera, pudiéndote llevar un pequeño souvenir de recuerdo de tu visita. Así que si no tienes destino vacacional, puedes apuntarte este lugar para tus futuras vacaciones.

Si quieres conocer el «Festival del Pene», sigue este enlace:

 https://www.urogueando.com/el-festival-del-pene-o-el-festival-de-la-fertilidad/

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario