El tumor de testículo.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Cáncer tumor de testículo testicular. Urogueando.

El tumor de testículo es el tumor más frecuente del varón joven.

Aunque el rango de edad más frecuente de aparición del tumor de testículo es entre los 30 y 40 años, pueden producirse en cualquier momento da la vida, ya que hay varios tipos diferentes de tumor testicular que se son más propicios de un rango de edad u otro.

¿Qué factores influyen en el desarrollo del tumor de testículo?:

En su origen, puede estar influenciado por factores genéticos, que predisponen al desarrollo de este tipo de tumores, así como haber tenido un familiar próximo con este tipo de tumores.

Hay otros factores predisponentes como:

  • La criptorquidia: que es cuando el testículo no desciende a la balsa escrotal y se queda por el camino desde el abdomen).

Si quieres saber más de la criptorquidia pincha en el siguiente enlace:

https://www.urogueando.com/criptorquidia-o-el-testiculo-que-no-desciende/

  • El síndrome de Klinefelter: que es un síndrome producido por una alteración de los cromosomas sexuales en los que un varón en vez de ser cromosómicamente XY es XXY.
  • El antecedente de torsión testicular.
  • La infertilidad.

¿Qué síntomas produce?:

El signo más frecuente del tumor testicular es la palpación de un bulto duro, muy duro, casi como una piedra, que no duele y que se nota sin más un día que lo tocas.

En un pequeño número de casos este nódulo puede estar acompañado de dolor testicular y en otras ocasiones, puede haber un crecimiento de las mamas (que sería en el caso de presentar un tipo de tumores testiculares que secretan hormonas feminizantes).

En los casos en los que el tumor se ha extendido por el cuerpo, puede haber cansancio generalizado, pérdida de peso o dolor lumbar.

 ¿Cómo lo podemos diagnosticar el tumor de testículo?:

A parte de la exploración, la cual es fundamental, y en la que palparemos ese bulto duro que os he comentado anteriormente, se pueden realizar:

  • Análisis de sangre: en las que se valorarán unas sustancias conocidas como marcadores tumorales.
  • Ecografía de testículo: Que permite confirmar la sospecha de diagnóstico de un tumor testicular, y saber el tamaño y la extensión local del mismo.
  • Para determinar si se ha extendido a otras partes del cuerpo se realizan escáneres u otras pruebas de imagen como la gammagrafía (que sirve para estudiar el hueso) o el PET (que permite un estudio global de lesiones en todo el cuerpo).

¿Qué se puede hacer para tratarlo?:

Sí, y afortunadamente el tumor testicular tiene unas tasas de curación muy altas, e incluso en los casos malos en los que la enfermedad ya está extendida por el cuerpo, la tasa de curación es mejor que en otros tipos de tumores.

El tratamiento fundamental es quitar el testículo afectado por el tumor, el cual se extirpa por una incisión hecha en la ingle.

En los casos en los que el tumor solo está presente en el testículo con esto sería suficiente, pero si no así el tratamiento se puede completar con varias sesiones de quimioterapia y/o radioterapia dependiendo de la naturaleza de tumor testicular que tengamos.

Finalmente, en el tumor testicular lo mejor es el diagnóstico precoz, para poder detectar la enfermedad lo antes posible. Y dado que los testículos son órganos muy accesibles y palpables, es fundamental realizarse de vez en cuando una autoexploración, y en caso de notar algo raro consultar con tu médico.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario