Frenillo corto, qué es y cómo se trata.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Frenillo corto

Hay algunos hombres que tienen el frenillo del pene corto y tirante impidiéndoles que baje bien la piel del prepucio, lo que puede acabar produciendo dolor.

Y bien, ¿qué es el frenillo?:

El frenillo es un pliegue de piel que se encuentra en la parte inferior del glande, en la cara del pene que mira hacia el escroto (no hacia el abdomen). En reposo el frenillo no se ve porque lo tapa el prepucio, pero en erección se deja ver, siendo una piel en forma triangular que se origina más o menos a la altura del orificio uretral (por donde sale la orina), justo debajo del glande.

Su función es unir al glande con la cara interna de la piel del prepucio, ayudando a bajar esta piel sobre el glande, y también limitando los movimientos que la piel del prepucio tiene sobre el glande al retraerse en reposo, y sobre el pene al estirarse en la erección.

¿Qué problemas produce?:

Los hombres que tienen el frenillo corto, normalmente lo tienen desde el nacimiento, pero es cuando empiezan a tener erecciones cuando se dan cuenta de esta situación. El frenillo corto cuando el pene está en erección, angula el glande hacia abajo tirando de él, no permitiendo que se estire totalmente, lo que puede producir dolor, y en algunos casos su ruptura, con un sangrado abundante, aunque nada grave.

Si se rompe y sangra, se solucionará haciendo presión entre 5 o 10 minutos con una gasita en la zona del frenillo. El sangrado parará espontáneamente, ya que la arteria que pasa por el frenillo es muy finita y en seguida se coagulará. Es mucho más escandaloso que preocupante.

Y cómo se soluciona el frenillo corto, qué operación se hace para alargar el frenillo:

La operación que se realiza se llama plastia de frenillo y es muy sencilla.

A diferencia de la circuncisión se hace en escasos minutos y es mucho menos laboriosa.

Si quieres saber como se realiza la circuncisión sigue el enlace:

 https://www.urogueando.com/tengo-fimosis-y-me-van-a-operar-en-que-consiste-la-circuncision/

Lo primero que se hace es inocular anestesia justo en el frenillo… sí, debéis tener cara de dolor, pero realmente no es para tanto, ya que se pincha muy superficialmente en la piel, reduciendo así mucho el dolor.

Una vez anestesiada la zona, se practica un corte limpio del frenillo con un bisturí eléctrico y se coagulan los puntitos que sangran y ya está. Del corte quedará una pequeña herida con forma de rombo de no más de un centímetro. Esta se puede coser con puntos sueltos que luego se caerán, o se puede dejar que cure ella sola, como cualquier rasguño que te puedas hacer en el cuerpo. Generalmente no se ponen puntos (aunque depende del urólogo) y se aplica una crema antibiótica tras acabar el corte. La tendencia de no poner puntos es para reducir el dolor del postoperatorio. Ambas opciones son válidas y el resultado estético es muy parecido.

Finalmente la cura de la herida es simple. Consiste en lavarla bien con agua y jabón, y después secarla muy bien, incluso usando aire con un secador de pelo. Posteriormente bastará con aplicar un desinfectante, como el yodo o cualquier otro, y en unos días estará totalmente curada.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario