¿Qué es un absceso?

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Qué es un absceso. Urogueando

Las infecciones en cualquier parte del cuerpo son algo común, por la habitual presencia de múltiples gérmenes con los que convivimos en el ambiente.

Pero hay infecciones más o menos graves, causadas por gérmenes que en un momento dado son más agresivos, o que son adquiridas en un momento de debilidad, llegando a producir colecciones purulentas con gas en su interior,  es decir abscesos.

Aunque afortunadamente estos no son muy frecuentes.

Entonces… ¿qué es un absceso?:

Es una colección de pus que se acumula en un tejido o en un órgano.

Un tipo muy común de absceso es cuando se infecta algún pelo en la piel y al apretar sale el pus. En principio parece inofensivo, pero a gran escala y en un órgano, como por ejemplo en el riñón o en el testículo, puede crecer como una bola de pus, que puede “ir comiéndose” el tejido donde se forma, llegando a una situación muy grave de infección.

¿Qué lo produce?:

Como infecciones que son, el causante del absceso son las bacterias.

Generalmente son varios tipos diferentes de microorganismos los que lo producen, siendo los más importantes un tipo de bacterias, llamadas anaerobias, porque no necesitan oxígeno para crecer, y que tienen como peculiaridad, que son capaces de formar gas. Por eso en muchos abscesos hay burbujas en su interior entremezcladas con el pus.  Entre las más frecuentes se encuentran la conocida Escherichia coli, y otras como el Streptococcus faecalis, el Staphylococcus aureus y el Bacteroides fragilis.

¿Qué favorece la formación del absceso y qué síntomas puede dar?:

Son varias las causas que lo producen, sobre todo según la región donde se asienta el absceso influirán unos factores locales propios. Pero  en rasgos generales, este tipo de infecciones se favorecen por la diabetes mal controlada, por situaciones de disminución de las defensas como ocurre en los ancianos, en pacientes inmunodeprimidos como lo son aquellos han sido trasplantados, los que presentan la infección del VIH o pacientes que reciben quimioterapia, entre otras causas.

Generalmente los abscesos se consideran potencialmente graves, ya que la acumulación de pus en el cuerpo produce fiebre, escalofríos, dolor en la región del cuerpo u órgano donde estén localizados, y en general, malestar general. Aunque bien es verdad, que si el absceso no es muy grande y no produce mucha sintomatología, su presencia puede pasar desapercibida o producir algo tan inespecífico como unas décimas de fiebre, sin otra información que nos oriente.

Muchas veces en la investigación de la causa de la fiebre realizando pruebas de imagen como la ecografía o el escáner se observa la presencia de este absceso.

Para más información sobre qué es una ecografía, sigue el enlace:

 https://www.urogueando.com/la-ecografia-que-es-y-para-que-sirve/

¿Cómo se trata el absceso?:

Si es de pequeño tamaño, se puede tratar con antibiótico intravenoso y posteriormente por boca si la evolución es buena, y hay una mejoría del estado general.

Pero si los abscesos son de gran tamaño hay que recurrir no sólo a la toma de antibióticos, sino también al drenaje de los mismo para extraer todo el pus coleccionado, y que así el antibiótico actúe mejor. Este drenaje puede hacerse pinchando el absceso y dejando un tubito por el que salga el pus, o a veces requerirá una cirugía más extensa en la que se limpiará exhaustivamente la zona infectada, y que a veces puede precisar, según el grado de destrucción del órgano afectado, incluso la extirpación de este.

Pero afortunadamente, esto pasa en pocas ocasiones.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario