¿Qué es una sonda vesical o uretral?.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Sonda vesical. Sonda uretral. UROGUEANDO.

Seas mujer y hombre, seguro que si te han dicho alguna vez la palabra sondar, un escalofrío ha recorrido tu cuerpo. Pero ¿qué es una sonda vesical para que solo su nombre de más miedo que un dentista?.

Una sonda vesical o uretral, lo cual es lo mismo, es un instrumento de estructura tubular que introducido por la uretra hasta la vejiga, permite la salida de orina al exterior

Los «padres» de las sondas son, el francés Dr. Auguste Nélaton, cirujano del siglo XIX quién inventó las sondas rectas de punta redondeada, y el Dr. Frederic Foley, urólogo estadounidense quién en los años 30 de siglo XX desarrolló el diseño de las sondas más comunes que hoy usamos, que son las que son blandas y llevan un globito para anclarlas en la vejiga (vaya, como las de la imagen de arriba). Pero aunque tuvo la mala suerte de que se la jugaron y fue otro quien patentó primero el diseño, la medicina le reconoció su invención y estas sondas pasaron a la historia con el nombre del traicionado Dr. Foley.

Y bien, que tipos de sonda vesical hay:

Las sondas vesicales son todo un mundo. Hay infinidad de tipos, formas y marcas. A groso modo y haciendo una clasificación muy simplificada de las sondas estas pueden ser: 

– De diferentes materiales: látex, silicona o teflón.

– Tener una punta redondeada o angulada (que se usa más en hombres, por los relieves que tiene su uretra debido a la próstata).

– Contar con un pequeño globo en su parte final para que queden ancladas en la vejiga y dejarlas un tiempo o ser rectas para sólo evacuar la orina puntualmente (poner y quitar).

– Pueden llevar ya lubricante o no: las autolubricadas sirven por si te tienes que sondar en casa, para que solo mojándolas con suero ya resbalen bien. Las no lubricadas para sondarte tú solo son más complicadas y necesitan más material adicional.

– Pueden estar recubiertas de antibióticos o antisépticos o no estarlo: Lo normal es que no lo estén , ya que las que lo están a parte de ser más caras, son también más incómodas, y tampoco reducen muy significativamente las infecciones urinarias.

Y después de este batiburrillo de tipos de sondas, ¿todas tienen el mismo tamaño?:

Efectivamente, la respuesta es no.

Las hay de tamaños muy finos o otros más gruesos. Si alguna vez has oído “le vamos a poner una sonda del 16”, ahí se están refiriendo al tamaño de la sonda. En general las usadas van del 12 al 20 charrière (que es una medida de calibre, es decir, del diámetro de la sonda).

Como veis y sin meterme en mucho lío, hay una gran variedad para elegir y la elección de poner una u otra dependerá de la situación que se vaya a tratar.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario