Una visión general del cáncer de vejiga.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Cáncer o tumor de vejiga

El cáncer de vejiga, que algunos popularmente lo llaman “verrugas”, porque su forma recuerda a ellas, es el tumor que ocupa el primer puesto de los cánceres urológicos en las mujeres, y el segundo en los hombres, detrás del cáncer de próstata.

Come veis, el cáncer de vejiga es muy frecuente, afectando 3 veces más a hombres que a mujeres, con una media de edad de aparición de 70 años, aunque puede aparecer mucho antes y a veces tardar en diagnosticarse, porque no siempre da síntomas.

¿Qué puede causar el tumor vesical?:

Hay muchas teorías pero lo que más afecta a su aparición es el tabaco, siendo este el responsable del 50% de los casos. Además el cuerpo tiene memoria respecto al tabaco, pudiendo aparecer el cáncer a los 15-20 años de haber fumado. Por tanto, aunque hayas dejado de fumarel riesgo de desarrollar el tumor se minimiza, pero no desaparece.

Otras sustancias que favorecen su desarrollo son los químicos ambientales, como los que encontramos en pesticidas, tintes, pinturas, fábricas de aluminio, caucho o textiles entre otras. Los trabajadores en contacto con estas sustancias estarán más expuestos,  siendo más vulnerables al desarrollo del tumor de vejiga.

También el abuso de analgésicos para el dolor, en grandes cantidades y durante mucho tiempo, a la larga pueden favorecer que aparezca.

Así mismo, la radiación en la pelvis (que es la zona donde se encuentra la vejiga, el útero, la próstata…) debido a tratamientos de radioterapia por otros tumores en esta zona, o el tratamiento con algunos quimioterápicos por otros cánceres, que al filtrarse por la orina lesionan la mucosa de la vejiga como también lo hace la inflamaciones crónicas de la vejiga secundarias a cuerpos extraños, como puede ser en las personas que llevan más de 10 años con una sonda permanente, pueden contribuir al desarrollo del cáncer de vejiga.

Por supuesto el componente genético existe, aumentando su riesgo de aparecer si se ha desarrollado en otros familiares cercanos.

¿Qué síntomas produce el cáncer de vejiga?:

En muchas ocasiones ninguno, pero cuando los produce, el síntoma más frecuente es el sangrado de orina, la hematuria.

Si quieres saber más sobre la hematuria SIGUE el enlace:

 https://www.urogueando.com/sangre-en-la-orina-debo-asustarme/

Otras veces puede dar una clínica parecida a una cistitis, como es el dolor al orinar, orinar muchas veces o tener que ir corriendo al baño.

Y cómo se diagnostica:

Se deben hacer pruebas de imagen ya que los síntomas del cáncer de vejiga, como he comentado antes, puede parecerse a la de una infección de orina y llevar a confusión.

La prueba inicial que se debe hacer para diagnosticarlo es la ecografía, con que podremos ver un crecimiento dentro de la vejiga. Si la ecografía no es concluyente, se deberá hacer una cistoscopia, donde se confirmará con exactitud la presencia o no de un tumor en la vejiga.

Qué es una cistoscopia, haz click AQUÍ y descúbrelo:

 https://www.urogueando.com/cistoscopia-la-prueba-para-mirar-la-vejiga/

Y cómo se opera el tumor de vejiga:

La forma más común de operar los tumores de vejiga es mediante la resección transuretral de vejiga. En ella se accede a la vejiga por la uretra, se corta el tumor y se manda a analizar.

Según los resultados del análisis del tumor, si este es superficial, afectando solo la mucosa vesical, a veces se requerirá completar el tratamiento con lavados de fármacos quimioterápicos (que son de una sustancia llamada mitomicina) o inmunoterápicos (hechos con BCG –bacilo de Calmette-Guerín-).

Pero en otros casos el tumor es infiltrante, que quiere decir que afecta al músculo de la vejiga, siendo esta una situación más grave y de peor pronóstico y que requerirá, en casi todas las ocasiones que se quite la vejiga entera para conseguir controlar la enfermedad. Esta operación se denomina cistectomía.

Lo más latoso de los tumores de vejiga superficiales es el seguimiento, ya que requiere hacer cistoscopias muchas veces durante mucho tiempo, que al ser una prueba invasiva, aunque no muy agresiva, siempre es más incómodo para el paciente.

Por lo tanto, como en otras muchas enfermedades, lo más importante es la prevención, y evitar los factores de riesgo que ayudarán a aumentar la posibilidad de desarrollar un cáncer. En el caso concreto del cáncer de vejiga, dejar de fumar es fundamental.

Por favor, si te ha gustado, compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario